Leyendas orientales

Según la leyenda,

el mayor tesoro del emperador chino

Lyn Hi Tian ,era su hermosa hija,

que poseía como mascota a un gato negro.

Un día, el animal se escapó,

y el emperador decretó

que todos los que viesen pasar

al gato negro y no lo atrapasen

serían ahorcados.

Siendo difícil dar captura al gato,

y siguiendo al pie de la letra

el decreto del mandatario,

surgió la leyenda de que

cruzarse con un gato negro

traería la mala suerte

para aquél que se topase con él.